Volver   El Rincón > Zona General > Funebreria y Misterios > Criptozoología

Respuesta
 
Herramientas Buscar en Tema Desplegado
Viejo 03-10-04, 08:09 PM   #1
Johnny M
Velouria
 
Avatar de Johnny M
 
Dia registro: 17-08-04
Ubicación: un cactus
Mensajes: 10,215
Enviar mensaje a través de MSN a Johnny M
Question Qué hay en el fondo del mar???

Siempre me pregunté que clases de criaturas podrían encontrarse en el fondo del mar, ahora les dejo un recorte sobre las criaturas desconocidas que dicen, podrían vivir en el abismo marítimo.



Más del 60 % de la superficie de la Tierra está cubierta por agua, difícilmente puede sorprendernos que la humanidad tenga noticia de la existencia de monstruos marinos desde la más remota antigüedad. E incluso en nuestros días, los biólogos marinos, que llevan mucho tiempo estudiando las profundidades de los océanos, están dispuestos a aceptar con cierta prudencia que los numerosos informes de observaciones de monstruos marinos parecen probar que muchas criaturas, por ahora desconocidas y no clasificadas, habitan en lo más oscuro y oculto de las aguas.

La bíblica bestia del mal, el Leviatán (la serpiente enroscada; el dragón que vive en el mar), es mencionada cinco veces en el Antiguo Testamento, y todas las mitologías nos hablan de gigantescas serpientes marinas.



El Leviatán

Los eclesiásticos escandinavos recopilaron muchos de los primeros informes sobre monstruos marinos. El arzobispo Olaf Mansson, más conocido como Olaus Magnus, que vivió exiliado en Roma tras el triunfo de la Reforma en Suecia a mediados del siglo XVI, publicó en 1555 una historia natural de las tierras del Norte que contiene informes sobre serpientes marinas. Entre ellas describe una de 60 metros de longitud y 6 metros de grosor que era capaz de comer terneros, cerdos y corderos, y que incluso podía arrebatar a los hombres de la cubierta de los barcos. La descripción del arzobispo es muy interesante. Explica que la serpiente marina es de color negro, que de su cuello pende una melena, que sus ojos son resplandecientes y que yergue la cabeza como una columna. Pues bien, estas características aparecen también en informes recientes, lo que nos permite suponer que Olaus Magnus escribía basándose en testimonios directos de los hechos, que luego fueron distorsionados por los avatares de la transmisión oral.
Doscientos años después los historiadores seguían recogiendo testimonios de la existencia de las serpientes marinas. Un misionero noruego, Hans Egede, informó de la aparición de un monstruo marino en la costa de Groenlandia el 6 de julio de 1734. El misionero escribió que el cuerpo de la bestia era tan grueso como el de un barco y tres o cuatro veces mas largo, y que el monstruo surgía de las aguas con un salto ágil y volvía a sumergirse.





Dibujo realizado por Olaf



Sin embargo, no deja de resultar sorprendente que los naturalistas que se tomaron la molestia de estudiar detenidamente los informes se pronunciran casi invariablemente por la existencia de la serpiente marina. Entre otros podemos citar a Sir Joseph Banks, eminente científico británico que dio la vuelta al mundo con el capitán Cook, y a Thomas Huxley, quien en 1893 escribió que no había razón alguna para dudar de que en el fondo de los mares existiesen reptiles serpentiformes de 15 metros de longitud, o incluso más.

Pero los investigadores de fenómenos inexplicados sobre las apariciones de bestias marinas seguían encontrando una fuerte oposición entre los científicos. Uno de los más incrédulos era Sir Richard Owen, sabio prestigioso, aunque de mentalidad muy conservadora, a quien Darwin había considerado "uno de mis principales enemigos".
En 1848 Owen sostuvo un intercambio epistolar de cierta acritud, que tuvo como marco las columnas de "The Times", con el capitán Peter M'Quhae. El debate giraba en torno a una serpiente marina de 18 metros que el capitán y su tripulación afirmaban haber visto en aguas del Atlántico Sur, desde la cubierta del Daedalus, el 6 de agosto de aquel mismo año. Aunque Owen echó mano de la acostumbrada estratagema de los escépticos, que consistía en interpretar los informes de manera que se ajustasen a las propias preconcepciones (la identificación que dio era un león marino), el capitán M'Quhae se mantuvo firme en su convicción de que lo que había visto era una serpiente marina.



En mayo de 1901, cuando los oficiales del vapor Grangense, que navegaba por el Atlántico Occidental, vieron desde el puente una criatura monstruosa semejante a un cocodrilo, con dientes de 15 cm, el capitán se negó a tomar nota del hecho en el diario de a bordo, objetando: "Van a decir que estábamos borrachos; y les agradeceré señores, que se abstengan de mencionar lo ocurrido a nuestros agentes de Pará y Manaus."
Otra aparición de un monstruo marino semejante a un cocodrilo tuvo por testigos al capitán y la tripulación del Eagle el 23 de marzo de 1830, pocas horas antes de que el barco atracara en Charleston, en Carolina del Sur. El capitán Deland acercó su goleta a menos de 22 m de la bestia y le disparó con un mosquete a la cabeza. Alcanzado por el proyectil, el monstruo se sumergió debajo del navío y lo golpeó repetidas veces con la cola, provocando serios desperfectos en el casco.

Otro de los militares que vio de cerca un monstruo marino de las profundidades fue el mayor H. W. J. Senior, de los Bengal Staff Corps. El 28 de enero de 1879, viajando en el City of Baltimore por aguas del golfo de Adén, pudo ver, a una distancia de 450 m del barco, una cabeza semejante a la de un bulldog, con un cuello de unos 60 cm de diámetro, que salía del agua hasta alcanzar una altura de seis a nueve metros. La criatura se movía con tal rapidez que le resultó imposible seguirla con los prismáticos. Su relato fue firmado también por otros testigos.



El intrépido capitán John Ridgway, que cruzaba el Atlántico en un bote de remos, vio un monstruo pocos minutos antes de la medianoche del 25 de julio de 1966. Su compañero, el sargento Chay Blyth, que más tarde se convertiría en un balandrista de fama mundial, estaba profundamente dormido. Mientras remaba, Ridgway oyó un ruido parecido a un silbido y, de pronto, vio una serpiente de unos 10 metros de longitud, con el cuerpo fosforescente -"era como si de su cuerpo colgara una hilera de luces de neón"-, que se acercaba a toda velocidad, se sumergía debajo del bote y no volvía a aparecer.

Úlima edición por Pornostar fecha: 03-10-04 a las 08:12 PM.
Johnny M is offline   Responder Con Cita
Viejo 03-10-04, 11:00 PM   #2
Phreddy
Breezeman
 
Avatar de Phreddy
 
Dia registro: 26-07-04
Ubicación: Alabama
Mensajes: 13,201
¡Que interesante che =)! El mar es un mundo jaja....
__________________
Can't you see, life it's easy, if you consider things
from another point of view.
Phreddy is offline   Responder Con Cita
Viejo 04-10-04, 12:29 AM   #3
InCoNtRoL
El hombre SIN bolsa...
 
Avatar de InCoNtRoL
 
Dia registro: 03-08-04
Ubicación: El monte de las chirimoyas
Mensajes: 1,862
Enviar mensaje a través de MSN a InCoNtRoL
La mayoría de los animales pertenecientes a la criptozoología que han sido encontrados, son marinos... evidencia fotográfica? dp posteo....
__________________
InCoNtRoL is offline   Responder Con Cita
Respuesta


Usuarios activos actualmente viendo este tema: 1 (0 miembros y1 visitantes)
 
Herramientas Buscar en Tema
Buscar en Tema:

Búsqueda avanzada
Desplegado

Reglas
no podes crear nuevos temas
no podes responder temas
no podes adjuntar archivos
no podes editar tus mensajes

El código vB está On
Las caritas están On
Código [IMG] está On
Código HTML está Off
ir a


Los horarios son GMT -2. Ahora son las 10:23 AM.


Powered by: vBulletin Version 3.6.0
Copyright ©2000 - 2014, Jelsoft Enterprises Ltd.
www.foroelrincon.com
Google
 
     
 
Comunidad Rinconera 2008